Juan Ortiz Escamilla y la historiografía militar contemporánea

imageA escasos días de haberse celebrado los 40 años de existencia del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana, y hoy, que según tradición de nuestra Alma Mater se conmemora el “Día del Historiador”, un grupo de colegas acordamos unirnos a este festejo haciendo un homenaje al actual director de este instituto, maestro y mentor de todos y cada uno de los que hoy reconocemos su trayectoria académica y calidad humana. Así, los autores de los blogs “Ayer y hoy de la Iglesia católica en México”, “Clioscopia” y “Un historiador y sus viajes”, hacemos este día —cada quien desde su particular trinchera de interés y  conocimiento historiográfico—, un recuento de los aportes del Dr. Juan Ortiz Escamilla, quien tanto ha contribuido al quehacer histórico, y a la formación profesional y personal de sus estudiantes. Presento pues, a continuación, tan sólo algunas de sus contribuciones a la historiografía militar contemporánea.

Una de las vertientes historiográficas en la que el Dr. Juan Ortiz Escamilla ha destacado con mayor luminosidad ha sido la que corresponde a la historia militar, especializándose en el periodo 1750-1850, y sobre todo en la guerra civil entre 1808 y 1821. Sin embargo, no ha limitado nunca su estudio a una época o temática dada. Muestra de ello son los trabajos que ha escrito sobre Gordiano Guzmán (1837-1842), sobre las vicisitudes de la guerra que libró México contra Estados Unidos a mediados del siglo XIX, y sus primeros escritos a propósito del general Francisco J. Múgica, político y militar michoacano de principios del siglo XX.

gdl-bic-6Sobre Gordiano Guzmán escribió el artículo “El pronunciamiento federalista de Gordiano Guzmán, 1837-1842”, publicado por la revista Historia Mexicana de El Colegio de México (1988). En este texto, el Dr. Ortiz nos adentra en las agitaciones políticas que convulsionaron al país durante buena parte del siglo XIX, y aunque el teatro de las operaciones del movimiento federalista del antiguo insurgente Gordiano Guzmán fue Michoacán, Juan Ortizinicia dando a sus lectores un contexto de la situación general que se vivía en México para finales de la década de los treinta. Esto es, la instalación del centralismo y los focos de insurrección que surgieron en diversos puntos del país para derrocar a la facción impulsora del nuevo orden centralista, entre los cuales destaca la sublevación de la zona occidente encabezado por Guzmán y que abarcó además del departamento de Michoacán, también el de Jalisco, Colima y parte del de México.

El texto reúne todas las condiciones que —a juicio de quien redacta estas líneas— deberían de tener todas las investigaciones histórico-militares, pues Ortiz Escamillano se preocupa sólo por arrojar luz sobre los acontecimientos propiamente bélicos, sino que también incluye en su trabajo cuestiones de índole económica, geográfica, política y social, no sólo de una localidad o región dada, sino la de varias entidades o del país en general. De esta manera, el autor nos presenta las formas en que se va dando la conspiración orquestada por Gordiano Guzmán, hasta el momento en que estalla el pronunciamiento propiamente dicho, pasando claro por los preparativos, las negociaciones, la actitud del gobierno ante las primeras noticias de la rebelión, el plan de dicho movimiento, quienes lo conforman, el apoyo de los pobladores de las localidades donde operaron los alzados, etc.

Por otra parte también analiza los problemas del gobierno, que no pudo combatir el pronunciamiento con toda la efectividad necesaria por la situación de inestabilidad en diversas regiones del país, así como por la guerra con Francia. A ello había que agregarle el tipo de acción militar llevada a cabo por los alzados, que se inclinaron por la táctica de guerrillas, la que desmoralizaba a la tropa enviada a combatirlos, les provocaba bajas y los extenuaba sin obtener resultados satisfactorios, sin mencionar que se perseguía a los rebeldes en la peligrosa región de Tierra Caliente, lo que provocaba más bajas por enfermedades que por heridos o muertos.

9789681653750Otro de los textos del Dr. Ortiz que deseo rescatar es el de “Michoacán: Federalismo e intervención norteamericana”, que se publicó como capítulo de la obra México al tiempo de su guerra con Estados Unidos (1846-1848), coordinado por la Dra. Josefina Zoraida Vázquez. En este texto, Ortiz Escamilla retoma los problemas que ya se venían dando desde el pronunciamiento de Gordiano Guzmán, y los enlaza directamente con la traumática coyuntura de la guerra que libró México contra el vecino país del norte. Así, el autor nos habla de los problemas que de 1841 a 1845 se experimentaron en Michoacán y que imposibilitaron la organización de una defensa eficiente: el control de la hacienda pública por los militares, la influencia del general Juan Álvarez en la frontera sur de Michoacán, y las pugnas políticas por el restablecimiento del federalismo.

Con todo, el Dr. Ortizexplica que pudo establecerse un gobierno federal encabezado por Melchor Ocampo, quien a pesar de sus esfuerzos no pudo apaciguar los ánimos levantiscos, en especial de los poblados del sur del estado. Si bien ello afectó el restablecimiento de la paz al interior de la entidad, también permitió levantar un contingente de voluntarios en batallas contra las tropas del invasor, como en la ocurrida en Molino del Rey. De hecho, el autor analiza la forma en que Ocampo hizo frente a dos problemas simultáneos: el restablecimiento del federalismo, y la defensa del Estado y la nación. Trató de exaltar el sentimiento patriótico de sus conciudadanos, y convencerlos de que la federación remediaría los males del estado, pero que era menester apoyar al ejército permanente que peleaba en las fronteras. A pesar de sus esfuerzos, los recursos resultaron muy escasos, el mayor apoyo tuvo que basarse en el envío de contingentes que, como menciona Ortiz Escamilla, fueron levados forzosamente y de entre los sectores “más miserables de la sociedad”, por lo que su efectividad fue escasa. Finalmente y con la firma del armisticio, además de los numerosos problemas de índole político con los que se enfrentó, Ocampo renunció a su puesto de gobernador, aduciendo que no serviría en una administración que apoyaba a los enemigos naturales de la patria.

CapturaSi con los dos textos brevemente reseñados podemos darnos cuenta de que el Dr. Ortiz no limita sus aportaciones académicas a la guerra civil de 1808-1821, con los siguientes quedará demostrado que, ya desde sus primeros trabajos, sus intereses iban más allá del siglo XIX y de Michoacán, al escribir sobre la relación entre los militares y la política exterior de nuestro país en la etapa post revolucionaria. De esta manera, deben mencionarse dos textos publicados en los Nuevos estudios sobre Francisco J. Múgica, obra editada por el entonces Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana.

Francisco J. MugicaDestaquemos sobre todo el artículo titulado “Visión latinoamericanista del general Múgica”, el más interesante, el que más aporta al conocimiento historiográfico y el que mejor demuestra la amplitud de intereses del Dr. Ortiz Escamilla. En él explora no sólo parte de la vida del general Múgica, sino también su profundo interés y elevado idealismo revolucionario, que lo llevó a inmiscuirse, durante muchos años, en movimientos de países centro y sudamericanos —radicados en México— cuyos objetivos eran derrocar a jefes de Estado que se habían enquistado en sus respectivos asientos de poder. De esta forma, podemos observar la constante presencia e importante ayuda prestada por el general michoacano a movimientos de Guatemala, Venezuela, Nicaragua, El Salvador y Cuba. Como lo menciona Ortiz Escamilla, no hubo uno sólo de los mencionados órganos políticos que no recibiera el abierto apoyo del general Múgica, involucrándose en su organización y dando todo el apoyo del que fue capaz, moviendo los hilos de sus influencias para adquirir dinero y armas. El autor termina el texto afirmando que Francisco J. Múgica fue un visionario al estilo de Miranda, Bolívar y Martí, que sintió como una sola patria a toda Latinoamérica, por lo que apoyó sus luchas como pueblos hermanos.

Como podemos ver con estos ejemplos, el aporte con el que el Dr. Juan Ortiz Escamillaha contribuido a la historiografía mexicana es enorme, y aunque es clara su tendencia al estudio de los problemas michoacanos del siglo XIX (en lo referente a estos textos), parte de ellos para dar una visión más completa no sólo de las problemáticas que vivió el país en los duros años de la definición política y la inestabilidad decimonónica, sino que expande su visión y avanza hasta bien entrado el siglo XX y no se queda ya en Michoacán, sino que su estudio abarca ahora a los pueblos centro y sudamericanos a los que México, como primera nación en experimentar una revolución social, habría de ayudar y dirigir para que pudieran gobernarse a sí mismos como naciones libres y soberanas.

De esta forma, y aunque son escasos los escritos que he retomado del Dr. Juan Ortiz, puede apreciarse su aportación como profesional de la historia en ámbitos que conoce bien y en los que se ha constituido un experto, los cuales son las cuestiones que tienen que ver con el ejército y demás fuerzas armadas (y todo cuanto puede rodear a dichas instituciones y procesos), y todo lo relacionado al estado de Michoacán, del cual es originario y que ha estudiado a fondo.

Sirva pues este pequeño texto para reconocer, como alumno, estudiante y profesional, la labor académica del Dr. Juan Ortiz Escamilla, sin la cual aún nos encontraríamos a oscuras en lo concerniente a los temas ya mencionados. Sirvan igualmente estas palabras para agradecer el apoyo incondicional a quienes hemos tenido la fortuna de ser sus estudiantes, tanto en su empeño para formarnos, como en su deseo de vernos crecer.


Sígueme en Twitter@ignativss

o en Google+: http://bit.ly/ovkIKW

Mi perfil en LinkedInhttp://j.mp/oMeRl0

Y en Academia.edu: http://unam.academia.edu/LuisSanchez

O lee mi columna en Por un México Inteligentehttp://j.mp/oLIxti


 


3 thoughts on “Juan Ortiz Escamilla y la historiografía militar contemporánea

  1. Estimados Señores:

    Soy economista retirado y actualmente hago uso de mi tiempo dedicado a la docencia y como escritor que publica diariamente. Ver mi página web abajo anotada y podrán realizar una evaluación de su contenido. Cuento con más de 9,000 seguidores provenientes de Facebook, Google, WordPress, etc.

    Me exhibo como severo crítico de la historia oficial de México. Al respecto escribí un libro titulado “La Patria que No Rumbo al 2012” el cual a mi gusto ha tenido mucho éxito. Mi editora: Palibrio.

    Mis publicaciones diarias están dirigidas a todo público y en especial a distintos grupos entusiasmados por la historia de nuestro país. Versan principalmente, además de temas históricos, a actualidades y también a remembranzas trascendentes del México costumbrista.

    Mi intención contempla trabajar desde mi casa en coordinación con la empresa que me contratara y atento a sus instrucciones.

    Interesados en mis servicios, abierto a considerar oferta.

    Mi correo electrónico apenalosa@prodigy.net.mx

    Página web: http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

    Espero su respuesta. Saludos.

    Antonio Patricio Peñalosa Ávila
    Tel.: (525)553405 60 63

    Pd.: Agradeceré me indiquen su correo electrónico para hacerles llegar mi curriculum vitae y cinco muestas de artículos publicados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s