El Palacio Negro de Lecumberri

Estoy seguro (o casi) que los usuarios e investigadores que visitan por vez primera el AGN (Archivo General de la Nación) en busca de fuentes y materiales para llevar a cabo sus estudios, deben de quedar impresionados con la imagen que proyecta el Palacio de Lecumberri por diversos motivos, como el tamaño y solidez que proyecta el edificio y que, al poseer ciertos rasgos que recuerdan a una edificación militar, lo lo dotan de un “aire” o sensación de rigurosidad y disciplina. La sensación al interior del edificio no cambia, sino que se mantiene. Sus gruesas paredes y altos techos hacen que la atmósfera del lugar sea considerablemente fría.

"El estilo arquitectónico del edificio como puede apreciarse en esta fotografía del cuerpo administrativo, corresponde a la corriente ecléctica de fines de siglo. Ciertos elementos, como son los torreones, almenas, aspilleras, resaltaron la función represiva del inmueble".
"El estilo arquitectónico del edificio como puede apreciarse en esta fotografía del cuerpo administrativo, corresponde a la corriente ecléctica de fines de siglo. Ciertos elementos, como son los torreones, almenas, aspilleras, resaltaron la función represiva del inmueble".
"En esta fotografía se puede apreciar los inicios del hundimiento del inmueble".
"En esta fotografía se puede apreciar los inicios del hundimiento del inmueble".

Por tanto, lo primero que uno se pregunta (al menos yo lo hice) es si en verdad el Archivo siempre se encontró resguardado en dicha construcción o, por lo contrario, ya antes se le había dado otro uso a tan imponente estructura. Y en efecto, el edificio fue levantado con un objeto por completo distinto: el de fungir como la Penitenciaría del Distrito Federal , el cual se inauguró el 29 de septiembre de 1900, en los albores del nuevo siglo y en plena era porfiriana.

Esto sin duda influyó en su construcción y diseño. Debe recordarse que la época porfiriana se caracterizó por la “paz y el progreso” que, gracias al Gral. Porfirio Díaz, se habían establecido en México. Esta coyuntura permitió la anhelada estabilidad política y económica que tanto necesitaba nuestro país para emprender el camino del siempre mencionado progreso. De esta manera fue que comenzaron a llegar las inversiones y a realizarse grandes obras públicas en beneficio de la sociedad. Los ferrocarriles, los puertos, los puentes y el mejoramiento de los caminos son todos ejemplos de esta etapa porfirista. También son ejemplos de dicha época enormes obras como el Gran Canal del Desagüe en la ciudad de México, el Manicomio de la Castañeda y, por supuesto, el edificio que ahora nos ocupa: la Penitenciaría del Distrito Federal, que se inauguró, como ya queda dicho, en septiembre de 1900, “bajo un plan integral en el que se implementaban los últimos avances de las ciencias punitivas y de la arquitectura”.

El sistema elegido para el trato de los internos fue el irlandés de Croffton,

que se aplicaba sólo a aquellos individuos sentenciados a condenas mayores a cinco años. Los presos pasaban el primer tercio de su tiempo en rigurosa incomunicación, bajo el régimen celular; la siguiente tercera parte ingresaban a los talleres para trabajar en común; y el último tercio de la sentencia podían empezar a disfrutar de su libertad preparatoria, saliendo a trabajar durante el día y entrando a la prisión durante la noche. El diseño del edificio estaba basado en el concepto del “panóptico” ideado por Jeremías Bentham, según el cual todas las celdas, organizadas en crujías que formaban los siete brazos de una estrella, eran vigiladas fácilmente desde un punto central.

image

"Los reos del primer periodo, en 1900, se mantenían en el mayor aislamiento. Aquí se aprecia el llamado patio celular de ejercicio, donde los presos podían estirar las piernas pero siempre en solitario".
"Los reos del primer periodo, en 1900, se mantenían en el mayor aislamiento. Aquí se aprecia el llamado patio celular de ejercicio, donde los presos podían estirar las piernas pero siempre en solitario".

Con Lecumberri funcionando, se pudo pensar en el gradual desalojo de la antigua cárcel de Belén, pues los sentenciados en ésta fueron trasladados a la nueva penitenciaría hasta que en 1933, ya con Belén completamente desalojada, fue que pasó a convertirse en una cárcel preventiva y correccional. Otro dato interesante, es que hasta antes de 1945 Lecumberri fue una cárcel mixta, cuestión que cambió ese mismo año con la puesta en servicio de la Cárcel para Mujeres, lo que convirtió a la Penitenciaría del Distrito Federal en una cárcel exclusivamente para hombres, cosa que a los internos no debió de agradar demasiado (aunque tampoco se encontraban ahí para ser complacidos, si hay de decirlo).

Sin embargo y al paso del tiempo, la que había sido una prisión con un sistema penitenciario de punta, comenzó a transformarse en una cárcel superpoblada a la que tuvieron que hacerse diversas adhesiones para solucionar los problemas de hacinamiento. “De esta forma, aunque el edificio siguiera en pie, aquella cárcel moderna de principios de siglo XX comenzó un inevitable proceso de descomposición”.

Este proceso llegó a su punto máximo durante el régimen de Miguel Alemán, quien gobernó México de 1946 a 1952 y bajo cuyo mandato se introdujo en el Código Civil el delito de “disolución social”, lo que permitió encarcelar a muchos individuos por sus ideas políticas, provocando que se le diera a Lecumberri el mote de el “Palacio Negro”. Dicho delito agravó los de por sí ya agudos problemas de hacinamiento en la prisión de manera tal que, al momento de su clausura, la población de presos había superado en diez veces la capacidad inicial del edificio.

La desocupación de Lecumberri comenzó un domingo 1 de agosto de 1976. La Penitenciaría de Lecumberri, luego Cárcel Preventiva de la Ciudad, la cual había estado abierta por 75 años, había llegado a su fin.

Para concluir con este post, les dejo unas cuantas fotos del Palacio Negro:image

image

image

image

image

image

"Las celdas de la penitenciaría vigiladas por la torre (o panóptico)".
"Las celdas de la penitenciaría vigiladas por la torre (o panóptico), 1980".
"Una de las celdas de la Penitenciaría de Lecumberri, 1980".
"Una de las celdas de la Penitenciaría de Lecumberri, 1980".

Nota: La información e imágenes utilizadas para este post fueron tomadas de la exposición El Archivo General de la Nación: Nuestro presente, pasado y futuro, que se exhibe actualmente en el mismo AGN (dirección: Eduardo Molina 113, esquina con Albañiles, Col. Penitenciaría Ampliación, [entrada por Héroe de Nacozari], Deleg. Venustiano Carranza, C.P. 15350, México, D.F. Tel 51 33 99 00). Website: http://www.agn.gob.mx


Sígueme en Twitter y en Google+. Visita mis perfiles en LinkedIn y Academia.edu, o lee mi columna “Claroscuros” en Por un México Inteligente.



11 thoughts on “El Palacio Negro de Lecumberri

  1. buen articulo, solo me queda una duda ¿quien dice las citas que haces?, me seria de muchicima utildad si las colocas, gracias. Me refiero a las personas en particular.
    Si es que te entrevistaste con alguien. Eso seria todo, nuevamente gracias.

    1. Buen día Enrique. La información que usé en el post fue tomada directamente de una exposición que se encontraba en el mismo AGN y que fue hecha por ellos, no entrevisté a nadie al respecto. Siento no poder ser de más ayuda. Cualquier otra cosa, estoy a tus órdenes.
      Saludos.

  2. ESTA ES UNA PRISION DE VERGUENZA PARA MEXICO, QUE SE PRECIA DE SER UN PAIS DE PRIMER MUNDO PERO EN ESA EPOCA ERA IGUAL QUE LOS DEMAS PAISES TERCERMUNDISTA COMO LO ES HOY, LOS `PAISES CAPITALISTAS SIEMPRE SEÑALARON A LA UNION SOVIETICA POR EL GULASH O PRISIONES SIBERIANAS O CAMPOS DE CONCENTRACION DE TRABAJO FORZADO Y NO MIRABAN LO QUE PASABA EN SUS NARICES, QUE ESA PRISION DE VERDAD FUE UN INFIERNO PARA LOS QUE TUVIERON LA DESGRACIA DE PASAR SUS DIAS AHI, SEGURAMENTE EN ESE ASPECTO Y PARA LA EPOCA NO CABE DUDA QUE MEJICO ERA Y ES DEL QUINTO MUNDO NI SIQUIERA DEL TERCER MUNDO, Y QUE IRONIA QUE HAYAN ABIERTO EL EDIFICIO COMO EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACION, ES COMO CONVERTIR LA BASTILLA EN EL MUSEO DEL LOUVRE, QUE VERGUENZA, ESE EDIFICIO DEBIERON DEMOLERLO, EN LUGAR DE SENTIRSE ORGULLOSOS DE GUARDAR LOS DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESE PAIS EN ESE LUGAR; DEBERIAN SENTIRSE AVERGONZADOS PORQUE ESE FUE MAS QUE UN GUETTO NAZI FUE UN CAMPO DE CONCENTRACION NAZI, EN PLENO CENTRO HISTORICO DE ESE PAIS QUE ASI DESNUDA SU REALIDAD, Y NO CABE DUDA QUE LOS MISMOS HORRORES ESTARAN SUCEDIENDO EN OTRAS CARCELES DEL PAIS ACTUALMENTE, QUE VERGUENZA Y HORROR PENSAR QUE EN PLENO SIGLO 21 EXISTEN LOS GHETOS NAZIS O CAMPOS DE CONCENTRACION EN AMERICA LATINA, NO CABE DUDA QUE ASI ES.
    .

    1. ESTARÍA BIEN QUE LA REABRIERAN PARA ENCARCELAR A TODOS LOS EXPRESIDENTES, DESPUES DE QUITARLES TODO LO QUE NOS HAN ROBADO!
      A SALINAS DE GORTARI QUE LO METAN EN UN APANDO!

      1. Y si lo metieran. Comenzaría a establecer un estado de corrupción dentro de el recinto del crimen .. Cobraría por las mejores celdas y por las visitas conyugales, y favores preferenciales…moraleja…el que nace para tamales del cielo le caen las hojas

  3. las historia del palacio, de lecumberri, será siempre motivo de polémica, desde su origen hasta el destino final de este inmueble, el uso político que se le dio a este cárcel, esta fuera de toda duda, personajes trascedentes de la historia nuestra, estuvieron presos dentro de sus celdas, también es de hacer notar, su aparición en numerosas películas del cine de oro mexicano, sus muros guardan no solo el acervo cultural del país, sino también la memoria de quienes allí estuvieron, excelente articulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s