El colapso de las armas nacionales, la política de debilitamiento del ejército federal y sus consecuencias en vísperas de la Revolución

Mexico - Tlalpan cadets approaching palace (LOC)
Mexico – Tlalpan cadets approaching palace (LOC) (Photo credit: The Library of Congress)

Aunque fue publicado a principios de este año en el libro Revalorar la Revolución Mexicana, coordinado por los académicos nicolaítas Eduardo N. Mijangos Díaz, y Alonso Torres Aburto (obra que ya había sido objeto de una entrada en este blog), no había tenido la oportunidad de hablar de un artículo de mi autoría que se incluyó en dicha obra y que titulé, como lo indica el post “El colapso de las armas nacionales, la política de debilitamiento del ejército federal y sus consecuencias en vísperas de la Revolución”, texto que tuve el honor de presentar en el Congreso Internacional Del México Revolucionario al México Moderno Re-valorar la Revolución Mexicana, y que se llevó a cabo en la ciudad de Morelia, Michoacán, los días 14, 15 y 16 de julio de 2010, en las instalaciones del Centro Cultural Universitario de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Portada del libro en el que originalmente fue publicado el artículo

Como lo indica el título del artículo, mi objetivo primordial es dar a conocer, de manera muy puntual y resumida, las diversas acciones que el general Porfirio Díaz, a partir de su acceso al poder en 1876, llevó a cabo con e objeto de mantener al ejército bajo un control férreo y que, hay que decirlo, resultaron un éxito, pues las riendas de la institución armada jamás escaparon al puño de hierro con que don Porfirio las sostenía.

De esta forma, la política de control de la administración Porfiriana con respecto al ejército, se basó en cuatro puntos fundamentales:

[…] en primer lugar, recurrió a demostrar la escasa necesidad de tener un ejercito grande, fuerte y bien armado, pues las relaciones con otras naciones no lo ameritaban, es decir, no se preveía que pudiera estallar una guerra contra alguno de los países vecinos de México. Esta noción se fortaleció a medida que pasaron los anos y la pacificación se hizo mas completa, pues se fueron resolviendo diversos problemas como los conflictos y rebeliones, que se volvieron cada vez menos frecuentes, sin mencionar la política de conciliación que Díaz llevó a cabo con diversos caudillos, lo que permitió que muchos antiguos rebeldes cooperaran con el gobierno.

En segundo lugar, la milicia había sido, durante muchos anos, el ramo de la administración que mayores recursos exigía — debido a las continuas guerras que se libraron—, lo que asfixiaba al tesoro público con sus crecidos gastos y no permitía el desarrollo de otras actividades mas positivas, tales como el fomento del comercio, la industria, la agricultura y la educación; de la misma forma, el prolongado periodo de inestabilidad dificulto una correcta recaudación fiscal. Por tanto, a la llegada de Díaz al poder, se disminuyo el presupuesto para las fuerzas armadas, lo que derivó a su vez, en una disminución en el número de efectivos que componían al ejercito federal.

En tercer lugar, y a la par que las demás medidas, la política del gobierno de Díaz se concentró en lo que Bulnes llamó “la nulificación de los próceres bélicos”, es decir, el gradual menoscabo del poder político y militar de los individuos que pudieran promover un levantamiento que terminara con el gobierno establecido mediante el Plan de Tuxtepec.

En cuarto lugar, el amplio margen de discrecionalidad con que dotó a los prefectos o jefes políticos para mantener el orden, significó que el sistema de reclutamiento siguiera siendo la leva, lo que ocasionó que el ejercito se nutriera, para combatir, de los elementos mas “perniciosos” de la sociedad, como muchos autores han descrito a estos individuos, resultando una mínima efectividad del ejército, lo que quedaría patente en mas de una ocasión durante el Porfiriato, y que tendría resultados funestos para el ejército una vez que estallaran los primeros combates revolucionarios en 1910.

Esta política prevaleció durante prácticamente todo el dilatado mandato del general Díaz, lo que provocó, como ya apunté más arriba, la gradual baja de efectividad del ejército federal porfiriano que, hay que decirlo también, tampoco había sido un dechado de virtudes en épocas anteriores a la que se analiza en este pequeño texto. En fin, concluyo que esta gradual baja de rendimiento fue un importante factor (no el único, aclaro) para la derrota del ejército federal por parte de las huestes revolucionarias a partir de noviembre de 1910, conformadas por hombres con escaso o ningún entrenamiento militar, sin organización y mal armados e instruidos.

Soldados del ejército federal porfirista

Así pues, les dejo el link donde pueden encontrar una versión en PDF de mi artículo que puede ser consultado en línea o descargado para leer con mayor comodidad en otro momento o llevarlo en el celular o tableta.

SÁNCHEZ ROJAS, Luis Ignacio, “El colapso de las armas nacionales, la política de debilitamiento del ejército federal y sus consecuencias en vísperas de la Revolución”, en Eduardo N. MIJANGOS y Alonso TORRES, Revalorar la Revolución Mexicana, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Colección Centenario de la Revolución Mexicana, Morelia, Michoacán, México, 2011, pp. 69-86.


Sígueme en Twitter y en Google+. Visita mis perfiles en LinkedIn y Academia.edu, o lee mi columna “Claroscuros” en Por un México Inteligente



3 thoughts on “El colapso de las armas nacionales, la política de debilitamiento del ejército federal y sus consecuencias en vísperas de la Revolución

  1. Gracias por compartir tu articulo. Quisiera saber acerca de la la historia que se ha escrito sobre la Marina de Guerra, hoy SEMAR, pero no desde los escritos que se han proyectado desde la misma institución, mas bien quisiera saber que puedes compartir sobre este tema, pues intento abordar el tema histórico-social, de la Semar con un enfoque antropológico. Gracias!

    1. Hola Isaías.
      La verdad es que no he podido profundizar tanto como quisiera en el tema de la Marina de Guerra. Por ello, no puedo más que remitirte a otro post de mi blog en el que trato un poco las políticas de desarrollo naval durante el periodo en el que Reyes encabezó a la Secretaría de Guerra. El link es:

      https://facetashistoricas.wordpress.com/2014/03/16/el-timido-desarrollo-de-la-marina-de-guerra-mexicana-podia-defenderse-veracruz-en-1914/

      Tengo entendido que dentro de poco la SeMar publicará un libro con textos de diversos investigadores respecto a la estatus y actuación de la Marina de Guerra en el contexto de la invasión estadounidense en 1914, y que creo que valdría la pena que revisaras. En cuanto tenga noticias de dicha publicación, las coloco en este mismo espacio.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s